QUÉ VERItinerariosRuta Vicentina

Ruta Vicentina



itinerari vicenti
La Ruta Vicentina sigue las huellas que nos dejó el Maestro Vicente Ferrer a su paso. Les proponemos un ameno recorrido a través de la historia, el arte, las leyendas y la devoción, que les permitirá, además de disfrutar de bellos paisajes, profundizar en nuestras raíces y en nuestra identidad.

 

Comenzamos en la Iglesia Parroquial de  de Santa Caterina Martir  S. XVI – XVII: Iglesia-fortaleza de estilo renacentista con reminiscencias góticas.

Alberga la Capella de Sant Vicent construida entre los siglos XIX y XX. Restaurada recientemente con motivo del VI Centenario de la llegada de Sant Vicent Ferrer a Teulada, se ha adecuado para albergar la reliquia del santo. La imagen de San Vicente es una talla para vestir que data del siglo XVIII.

Desde aquí nos dirigimos a la Plaça del Porxe, y a la Casa de Constança Ferrer, en la calle del mismo nombre. El edificio actual se encuentra en el solar donde se ubicaba la casa en la que vivió Constança, hermana de Sant Vicent, casada con el notario de la villa. En su fachada vemos un panel cerámico que representa al Santo predicando al pueblo de Teulada, durante su visita en el año 1410.  Junto a ella se encuentra la Sala de Jurats i Justícies. (s.XVII)

Continuamos hasta la Avenida de las Palmas y la Ermita de Sant Vicent Ferrer s. XVIII. Edificio de estilo neoclásico. Su altar mayor está presidido por una imagen del santo pintada sobre madera, del pintor renacentista Gaspar Requena, condiscípulo de Juan de Juanes. Destaca además su característica cúpula de tejas azules, verdes y blancas.

Junto a la Ermita encontramos el Casilici, pequeña estructura de piedra tosca, Lugar en el que, según la tradición, Sant Vicent Ferrer se despidió de Teulada. En su interior se encuentra una pintura sobre cerámica que representa este hecho.

En la calle Tarbena encontramos un panel cerámico representando huertos y un pozo que abastecía a la población. Sant Vicent bebió de él y lo bendijo.

Salimos del núcleo urbano y nos dirigimos por el Camí de Sant Miquel hasta el cruce con el Camí del Pas. Allí la Creueta de l’Ave Maria, cruz de hierro, señala el punto donde, Sant Vicent Ferrer se detuvo y bendijo el término municipal, evitando así que la peste y los piratas berberiscos asolaran la población.

A partir de aquí, la ruta continúa sosegadamente por el Camí del Pas hasta encontrar el Camí de la Sisca, que nos llevará a la carretera de Teulada a Moraira y a la ermita de la Font Santa. 

Es un agradable paseo a través de los campos abancalados que se asoman a  los barrancos, que recogen el agua que surte pozos y fuentes. Salpicado de casas rurales con su típico riurau, que en otras épocas resguardo la uva pasa de las inclemencias del tiempo.

Si no se desea realizar el recorrido a pie, podemos llegar a la Font Santa en coche, desde Teulada,  tomando la carretera que une Teulada con Moraira.

Antes del cruce del Camí de la Sisca con la Carretera de Teulada a Moraira está la Font de la Jana. Esta fuente popular, que conserva el abrevadero, es el lugar donde se manifiesta la hada “Joanaina”, protagonista de una hermosa leyenda oral.

Cruzando la carretera, finalizamos nuestro recorrido en la Ermita de la Font Santa. Edificio del siglo XIX que alberga la propia ermita, la casa del ermitaño y  la fuente, denominada Font Santa. Cuenta la leyenda que Sant Vicent Ferrer y su hermana paseaban por estos lugares y como Constança tenía sed, el santo tocó una piedra con su bastón y desde entonces mana agua, gota a gota, sea el año lluvioso o de sequía.

En sus inmediaciones encontramos el área recreativa La Font Santa, con instalaciones de barbacoa, merendero y juegos infantiles.

ermita sant vicent


detall font santa

SEPTIEMBRE
LunMarMieJueVieSabDom

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21

22

23

24

25

26

27

28

29

30

Nuestras Redes Sociales